Los distintos operadores ferroviarios tienen diferentes períodos de reserva. Para ciertos viajes puedes reservar tus billetes con hasta 6 meses de anticipación, mientras que para otros tendrás que esperar 90 días antes de la salida. Por ello es bueno conocer las especificidades de cada operador europeo.